Almacenamiento en la nube

La amplia disponibilidad de conexiones a Internet de alta velocidad de hoy en día hacen que el almacenamiento en nube, como se conoce al servicio de alojamiento de datos en redes mantenidas por terceros, sea un medio ágil y práctico para mantener la información respaldada de forma continua, segura y económica.

Entre algunos de los servicios de almacenamiento en la nube más populares se encuentran Dropbox, Google Drive, Microsoft SkyDrive y Ubuntu One por mencionar algunos. Estos permiten, además de almacenar la información en Internet, mantener sincronizados varios dispositivos y así poder acceder a los mismos archivos desde el teléfono, la computadora de escritorio, la tableta o desde una laptop. Todos estos ofrecen planes gratuitos así como beneficios adicionales a los usuarios de pago.

Otra de las ventajas que ofrece este tipo de servicio es poder compartir los archivos con otros usuarios, lo que facilita el trabajo en grupo. Suponga una situación en la que usted puede estar trabajando en un informe junto con dos personas más, una de ellas se encuentra fuera del país, la otra persona trabaja desde la oficina en su lugar de trabajo; si usted abre el documento del informe y lo edita, cada vez que guarde los cambios el nuevo documento se actualiza automáticamente en la nube, sus colegas podrán acceder a este documento en cualquier lugar que se encuentren con solo tener acceso a Internet, incluso sin que ellos muevan un solo dedo podrán tener la copia actualizada en sus misma computadora, no es necesario que usted se los envíe por correo o que se encuentren dentro de una misma red, solo basta con que cada persona tenga permiso de acceso a este archivo. Ahora bien, la persona que trabaja en la oficina sale del trabajo hacia la casa, allá cuenta con una computadora de escritorio, la enciende y espera unos segundos hasta que se conecte a Internet, espera un momento y abre la carpeta de documentos, inmediatamente podrá acceder al archivo que usted modificó mientras esta persona iba de camino. Esto lo hace desde una computadora distinta en un lugar distinto y sin tener que hacer configuraciones complicadas. Los tiempos de compartir los documentos por medio de un soporte físico (disquete, CD, llave maya) son cosa del pasado.

El esquema anterior tiene algunos inconvenientes cuando dos personas modifican el documento a la vez y guardan los cambios, ya que se generan dos archivos en conflicto, que luego se deben integar en uno solo. Algunos servicios como Google Drive o Skydrive evitan esto y logran hacer que el trabajo de grupo sea realmente colaborativo al permitir que varios usuarios modifiquen el mismo documento al mismo tiempo, mientras los demás reciben los cambios en tiempo real, así cada persona lo edita y observa continuamente los cambios que aplican los otros.

La gran oferta de servicios de almacenamiento en la nube y la variedad de características que ofrecen limitan hacer una comparación de todos ellos en este espacio, por lo que se recomienda consultar con sus colegas o hacer una búsqueda de comparativas por Internet.